Imprimir Noticia

Un Inolvidable Recuerdo; en Vida Hermano en Vida

Recordar es vivir, más cuando los recuerdos de tu niñez y juventud son tan llenos de alegría, vienen a hacer tus cimientos para llegar a obtener una madurez en tu vida, donde los  principios son fundamentales. Crecer en una comunidad donde se funde el mar con las montañas, en donde la propia naturaleza te enseña a respetarla y al mismo tiempo a disfrutarla, es sentir la presencia de Dios, por eso evoco a esos tiempos donde miles de niños gozamos y hoy estamos a  plenitud de nuestra vida y poco a poco van transitando al mas allá, a ellos dedico esta opinión.  A esa niñez y adolescencia donde nuestra formación fue siempre ligada a las buenas costumbres y al respeto del medio ambiente.

Son tantas las vivencias sobre todo cuando transito por las calles empedradas, que todavía siento el caminar de las bestias como si fueran campanadas al oír los cascos de los caballos y borricos, montados en ellos hombres y mujeres, además sirviendo como medio de carga de materiales para las construcción, arena, grava, cal y cemento para la edificación de casas. Los perros detrás siempre de sus amos haciéndose notar con ladridos, para anunciar el paso de sus corceles, siempre erguidos para cumplir con su día de labores.

Ahí vamos, aquellos niños que nos gusta montarnos en los burros, hace un alto el arriero Chicharras, un hombre de mirada recia y profunda, su sonrisa e invitación al igual que sus hijos, nos hacen sentirnos como amigos y a la vez nos invita a disfrutar de un paseo  rumbo al Rio Cuale por los lugares hacia arriba llamados  las canoas,  remanse, o el charco azul, donde juntan piedras para utilizarlas como grava en la construcción. Para los chiquitines nos divierte nadar y competir a los clavados, desde una piedra alta que nos haga lucirnos,  son nuestras costumbres gozar a plenitud el agua que corre sin cesar desde la montaña a la desembocadura en el mar. Ahora así,  ayudar a cargar en costales el producto para llevarlos al pueblo, y así sentirnos parte de esta jornada de trabajo, en donde con esta perfecta combinación gozamos a plenitud este día de asueto. Que inolvidables momentos de esos paseos, en donde tomar agua fresca de los pozos hechos a un lado del río era una verdadera delicia.

Es exactamente en esta época cuando gozábamos de las esperadas vacaciones largas o de verano, mis compañeros de escuela y de vagancia, el Ruli, Cucuy, Vidal, Chiñola, Poterolas, Pelicano, Charrascas, Chacurro, Mamé, los hermanos Chavita y Juanito, Panfas, Capi, Bellotas y unos más que se me escapan de mi memoria. Todos ellos excelentes amigos cuatro ahora fallecidos, José Manuel Macedo Baumgarten, Salvador Santos Palomera, Jaime Solórzano, el último Alfonso Curiel Alvarez. Guardo de ellos su recuerdo en donde desde muy chicos mostraban sus dotes en cuanto a la poesía, comunicólogos por naturaleza, alumnos de excelencia y deportistas sin lugar a dudas. Todos ellos con sus defectos y virtudes, pero más de lo segundo indudablemente, siempre fueron muy  alegres, solidarios y generosos, vivieron con gran alegría el tiempo que el Creador les permitió estar en este planeta en donde por dicha nacieron en nuestro Paraíso de Puerto Vallarta  Jalisco.

De José Manuel alias el Mame; recuerdo su chispa e inteligencia, su facilidad de palabra, sus poesías, sus puntadas, gran nadador y un clavadista que si hubiera competido en las olimpiadas seguro ganaría, arrojado y galán. Recuerdo un día que tomó el papel del gran cómico mexicano e internacional orgullosamente mexicano, “Cantinflas”, excelente papel gran imitador, tenía lo suyo, siempre muy alegre. Un clavado en el Río de la Juntas y los Veranos lo llevo a una lesión que lo hizo permanecer inmóvil y llevarlo a la tumba.  El día de su partida fue una gran pérdida para muchos de sus amigos, nunca perdió la calma, serenamente espero y con una sonrisa en sus labios se fue.

De Salvador Santos alias el Chava; recuerdo su compañerismo mi amigo en los juegos de policías y ladrones, nuestras idas a la desembocadura del Rio Cuale donde gozábamos de las delicias del mar,  les quitábamos las tablas a nuestras camas para correr olas en ellas,(aunque después nos ponían una paliza nuestros papás porque se humedecían) era toda una odisea. Pero sobre todo cuando encarnábamos a los actores y galanes del cine nacional; el águila negra, el santo, el medico asesino, el llanero solitario y el látigo negro. Nuestros héroes del cine Morelos, en los tiempos de lluvias corríamos a taparnos del agua, ya que este recinto de la diversión era destapado, ah pero que bonito nos divertíamos, cuando se cortaba la película, siempre ocurría en lo más emocionante gritábamos ojo de lisa. En su casa tostaban el mejor cacahuate de la región, que sabrosos y recién calientitos mejor, con sal, chile, limón y luego a la buchaca. Se le cumplió el sueño haber sido militar de la Fuerza Aérea Mexicana.

De  Jaime Solórzano Vargas. alias el pelicano; niño inteligente y muy inquieto, hablaba en forma pausada, con un amplio sentido de creatividad, siempre emprendedor, facilidad de palabra.  Amante de las cosas naturales hasta sus últimos días; buen  amigo, buenos modales muy participativo en todo lo que emprendía. Logró uno de sus sueños al final de su partida, el vivir en pleno contacto con la naturaleza, siempre presto a buscar la dignidad de los campesinos de su comunidad con sus productos agrícolas para darle más  valor agregado, buscando su comercialización y los créditos necesarios. Dejó un tremendo vacío en el corazón de sus compañeros de lucha en el campo, hoy se le recuerda con mucho respeto y admiración.

De Alfonso Curiel alias Charrascas; muchacho inteligente, bueno para las relaciones públicas, facilidad de palabra, le gustaba la exploración le fascinaba caminar; recuerdo como me contaba de sus aventuras cuando iba hasta los almacenes río arriba del Cuale. También con un gran sentido de creatividad, recuerdo la forma de hacer anillos de coco, que fue la moda por un buen tiempo, el los hacía, tenía un pequeño taller en su casa. Compañero a carta cabal, gozaba de buen ambiente entre las chicas, siempre con una forma de expresarse que nos hacia pasar por buenos momentos en donde nos inyectaba siempre un halo de energía. Hasta el día de su partida nunca dejó de sonreír, siempre orgulloso, al caminar no había una cuadra en donde no se detuviera a saludar, a algunas de las personas, un excelente relator de la historia de su tierra.

Juntos todos los amigos de la infancia y adolescencia, disfrutamos   de nuestras calles empedradas, más cuando llovía pero sobre todo a cántaros, donde nos deslizábamos en tablas embarradas de jabón de pan, y jugábamos competencias de velocidad. El trompo, las canicas, rondanas, era el disfrute en los tiempos ociosos, el jugar a parque, liga o ligaso era una sensación de verdadera competencia para saber quién tenía el mejor tino y puntería, en verdaderas batallas de pandillas, ( advierto decentes ) bien organizadas, entre los del cerro, el centro, los de la orilla y los del otro lado.  Al final camaradería.

La nostalgia me invade el sentimiento, hago una evocación a esos esplendorosos tiempos, recordando algunos de los pensamientos  de Ana María Rabatté, con la finalidad de reflexionar sobre aquellas personas que buscaron su justificación en la vida y que de alguna manera convivieron con nosotros, y su recuerdo queda en lo más profundo de nuestro corazón, mi agradecimiento haberlos conocido.

                 En Vida hermano en Vida

 

                    Si quieres  hacer feliz

                    A alguien que quieras mucho

                    Díselo hoy, se muy bueno

                    En vida hermano en Vida

 

                    No esperes a que se mueran

                    Si deseas dar una  f lor?

                    Mándalas hoy con amor

                    En vida hermano en Vida

 

                    Si deseas decir “te quiero”

                    A la gente de tu casa

                    Al amigo cerca o lejos 

                    En Vida hermano en Vida

 

                    No esperes  a que se muera

                    La gente para quererla

                    Y hacerla sentir tu afecto

                    En Vida hermano en Vida

 

                     Tú  serás muy venturoso

                     Si aprendes a hacer felices

                     A todos los que conozcas

                     En Vida hermano en Vida

 

                     Nunca visites panteones

                     Ni llenes tumbas de flores

                     Llena de amor corazones

                     En Vida hermano en Vida.

 

PARA MIS INOLVIDABLES AMIGOS,  SIEMPRE EN MI ALMA                              

 

Notas Relacionadas

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments