Imprimir Noticia

No se vale escupir para arriba

La Opinión de Humberto Famania: Quien no desea obtener mayores satisfactores que redunden en beneficio de nuestras familias, utilizando todoslos medios necesarios para poder lograr una vida mejor. Quienes tenemos el honor de haber nacido y haber crecido en esta tierra prodigiosa, Puerto Vallarta Jalisco, conocemos de muchas personalidades que han sido excelentes benefactores pero también  personajes con pasados obscuros y que algunos de ellos se erigen como redentores de esta tierra prodigiosa. No cabe la menor duda que han sido beneficiados y su solidaridad a esta tierra prodigiosa es nula.

Lo cierto es que somos un pueblo noble, que aceptamos a miles de personas de otros estados hermanos de nuestra nación,  inclusive dediferentes países que han venido a buscar fortuna y la han encontrado. Qué bueno que somos una república con libertades y oportunidades, pero también corremos el riesgo de admitir nuevas ideologías que en nada abonan a nuestra región. Cometimos el error de no haber hecho reglas claras para que hubiera respeto a nuestras tradiciones y costumbres para lograr el sentido de pertenencia que nos hace ser más solidarios con nuestro municipio.

Por otro lado hemos descuidado de nuestro entorno que es precisamente la parte elemental de este destino turístico. Se están saqueado áreas naturales como ríos, arroyuelos, esteros, playas, logrando un verdadero deterioro en nuestra flora y fauna. Es una verdadera lástima que no exista una coordinación de esfuerzos entre el sector público, privado y social, cada quien jala por donde le conviene con la finalidad de no afectar los intereses personales o grupales. Es nuestra cruda realidad con ambición desmedida, que al final logra unadesintegración que avanza hacia la descomposición social, ahora lo observamos y surgen focos amarillos.

Pertenecemos a una región que posee múltiples recursos naturales donde la Bahía de Banderas está considerada una de las más grandes del mundo y bellas. Rodeada de montañas que la protegen celosamente y que ahora amenaza su destrucción por la edificación de obras de interés turístico que seguramente habrá que lamentar por el cambio climático que ya se está experimentando. Áreas como las piedras de los Arcos en la zona de Mismaloya donde encontramos descuido en el área protegida donde no existe un control en su visita, lo experimentamos en las islas Marietas que fueron cerradas por el deterioro que el ser humano causo, ahora esperamos que se vigilen constantemente.

Habremos de reconocer que nos hace falta mucha cultura para cuidar celosamente lo que Dios nos ha otorgado a cambio de proteger esta hermosa zona de privilegio. No podemos seguir haciéndonos tontos y dando nuestro consentimiento para el involucramiento de una avaricia desmedida con amenaza latente que ya está afectando en nuestra armonía. Son los tiempos de un cambio con rumbo, donde los rezagos y potencialidades busquen el equilibrio necesario que nos lleve a la prosperidad. Ahora la justificación de obras y servicios en favor de la población, debe de buscar la sana armonía en su arquitectura tradicional con una planeación adecuada.

Escucho constantemente declaraciones en diferentes medios de comunicación de personas que simplemente enuncian los problemas pero no aportan soluciones. Cuando nos damos cuenta que en sus actividades personales no cumplen en lo másmínimo en ser solidarios con el destino turístico al que pertenecemos. El glamour y la fantasía siempre brillan sin llegar verdaderamente a consensos que marquen una alianza para nuestra integración. Es necesario el remontar con paciencia la desesperación, desconfianza y rencor; vamos todos a recuperar el tiempo perdido y llegar a pactos realistas que muestren paz y armonía en todos sentidos.

Hay ciertos personajes que quieren seguir aprovechando su poder para continuar lucrando con la ciudadanía que poseen ciertas canogias donde no aportan nada para el bienestar de la comunidad. Lo importante es dar cauce a esta sociedad herida y convenir en lo que es viable, dejando de lado lo que puede ser justo pero remoto. La concertación  es el arte de negociar para hacer cosas de interés colectivo, tomando en cuenta que un ejercicio de modestia nos hace reconocer que otros pueden tener la razón. Solamente buscando el bienestar con equilibrio que garantice una prosperidad donde todos salgan beneficiados.

Es justo buscar alternativas de solución a la problemática de cualquier municipio cuando se viven momentos de crisis económicas, tomando en cuenta que las emocionales también perjudican. Sobre todo las que se derivan de una falta de valores, que hacen que las convicciones de miembros de partidos vayan a la baja. Todo radica en las oportunidades de crear riquezas mal habidas donde la complicidad los vuelve intocables, sin permitir que otros grupos se mezclen para lograr seguir aprovechando todas aquellas oportunidades de negocios y control. Todo es cuestión de analizar lo que ocurre en nuestra comuna.

Cuando se necesita de unir fuerzas en eventualidades donde se afecta la imagen del destino, nunca se planean con profesionalismo para contrarrestarlas. Es importante el establecer los métodos necesarios donde quede implícito el manejo de crisis; existen las reglas necesarias para lograr un manejo correcto. Somos uno de los destinos turísticos más visitados de nuestro país, lo acabamos de ver en esta semana santa, urge evaluar esta actividad para lograr el ser mejores y seguir atrayendo a miles de vacacionistas.

Todos debemos de unirnos, conocer de nuestras debilidades y no escupir para arriba, sin reconocer de nuestras fallas personales, porque siempre nos queremos erigir en jueces, cuando en tu propia casa no cumples con tus deberes de ciudadano. Es tiempo de llegar a conocernos para saber de nuestras propias limitaciones para que juntos como una familia turística aportemos lo mejor de nuestras vidas desde el lugar de tu trinchera.

-.La política es más que nunca ideas y hechos, es pensamiento en acción.-

Notas Relacionadas

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments