Imprimir Noticia

5º Mandamiento

vamos por partesEl orden regulado por la Fe y la Esperanza es la vida humana.Su devenir histórico está constituido por el temor al castigo de Dios o la furia de la naturaleza, aunque Donald Trump niegue la existencia del cambio climático.

Todo va más allá de una percepción filosófica para recaer en el interés pleno de cada individuo, no es válido existir sin analizar los escenarios con la suficiente visión para intervenir en sus cambios o transformaciones, como se le quiera denominar.

El existir dominado por el azar derivado del destino, no de los karmas es discusión interminable; no se va solamente de un concepto en esencia sino, por el contrario, va de las formas aparenciales a la esencia donde el ser humano intenta alcanzar la explicación consciente de sus actos como gestor de vida creativa con alternativas reales emanadas de su necesidad de existir.

Jamás el ser humano y refiero hombre o mujer jamás están  satisfechos con lo que obtienen, merecido o no desean más sin valorar los resultados elegidos, el perfil, las acciones, todo lo alcanzado se diluye sin desaparecer de la conciencia del ejecutor, es un devenir constante y estorboso, dañino y hasta toxico.

Esto sucede a diario se decide y revela en los comportamientos del otro en él se reconoce el que ama por los valores que despliega, se trasciende, crea usos y además comportamientos insustituibles, el acto espiritual de este aspecto traza y revela el interior de la persona. No es menester llegar al fondo del asunto aunque se debiera, es tanto el odio, la codicia, la intensidad en el daño que se provoca en el otro que no se llega a satisfacer a totalidad la saña con la que se actúa, se quieren mejores resultados producto del aniquilamiento del contrincante.

Es como en los encuentros de boxeo, la euforia rebasa al encuentro deportivo, se quiere ver aniquilado al contrincante, exhaustos los espectadores desearían ver forrados los guantes con alambres con púas, ser testigos del desfiguramiento del rostro de ambos púgiles; gritos, palabras altisonantes realmente ofensivas, fuera de todo orden; el ansía por la violencia supuestamente derivada de una acción deportiva.

Cuando leí que México es el segundo país más violento, superado por Siria que está en guerra civil; sentí demasiada pena a la vez vergüenza, no puede ser me repetí una y otra vez. El informe es del IISS-con sede en Londres, indagación global o no el año pasado dejó 23 mil víctimas mortales, en Iraq 17 mil y 16 mil Afganistán; el estudio revela casi 50 mil en Siria.El estudio hace el recuento que a nivel mundial 157 mil personas murieron debido a conflictos armados y México concentra el 58.9% de las 39 mil registradas en América Latina.

Es para reflexionar, México no puede estar en los ojos del mundo por violento, no es posible, jamás se justificará arrancar la vida a nadie en aras de intereses cualquiera que estos sean, en la mayoría de las ocasiones indescifrables.

Sólo Dios es dueño de la vida humana.
Los hombres debemos respetarla.
Matar voluntariamente a un ser humano
inocente es pecado, ya será por homicidio,
suicidio, eutanasia, violencia, guerra injusta
o aborto, aunque el cadáver sea muy pequeño

Catecismo Básico

Notas Relacionadas

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments