Imprimir Noticia

Fue, ¿sí o no?

vamos por partesPuerto Vallarta, Jal.- Oí la noticia muy temprano. Mis intestinos protestaron, estábamos al principio de un día más de trabajo y viene el zapatazo, la declaración de Don Manuel Bartlett.

De ser cierto lo anunciado por el ex secretario de Gobernación quedará como otro capítulo de vergüenza y deshonra de la política nacional. Porque los que peinamos canas al rebasar los 50 años conocimos ese capítulo, más todavía si en ese tiempo trabajamos en un medio informativo, como fue mi caso.

Pasaron más de 29 años para revelar una verdad a medias; si fue cierto o no ya no importa, solamente provoca suspicacias; estoy seguro que nadie del sistema o de las alturas del poder se va a poner la camiseta; no en estos momentos. Sin embargo sí me parece un movimiento de fichas demasiado cruel en el tablero de la política nacional.

Lo único que refleja, considero, es que la contienda por la Presidencia de la República el año entrante será férrea, podría afirmar sin temor a equivocarme que tendrán repercusiones las declaraciones del maestro Manuel Bartlett publicadas por el diario Reforma ese 8 de julio de 2017; dijo, Salinas no ganó la elección a la máxima Magistratura del país en 1988.

Cuchillazo al pescuezo; no existió fraude cibernético, solamente manipulación de cifras; me parece delicada la versión del informante al involucrar a un instituto político como lo es el Partido Acción Nacional y la Cámara de Diputados, ésta en ese tiempo tenía la obligación de validar la elección, al erigirse Colegio Electoral. Las boletas se destruyeron una vez emitido el triunfo de don Carlos Salinas, se impidió a los impugnadores tener conocimiento real del ganador porque ya no existía la evidencia para hacerlo.

El maestro Manuel Bartlett Díaz le ha puesto el cascabel al gato, prendió la mecha y luego se echó para atrás. No puede eludir que fue el responsable de la Comisión Federal Electoral encargada de dar a conocer los resultados, eso no puede negarse. Aunque el entonces titular de la Segob dice no haber visto los paquetes electorales, menos aún las actas.

Los pactos, las traiciones y el empobrecimiento de la política nacional en esa elección jamás se comprobará; lo que me queda claro es el golpe a la credibilidad de los ciudadanos; después de esta declaración las nuevas generaciones seguramente se alejarán de los procesos políticos, no solamente electorales; recientemente se expresaron sospechas de fraude en las recientes elecciones, todavía brincan en el ambiente las dudas.

El país no está para dudar de sus líderes políticos; si antaño se repartió el engaño a manos llenas, hoy en la cercana sucesión presidencial la unidad es indispensable con o sin preferencias, lo fundamental es no estorbar el proceso, como dice un conocido cantante: ya lo pasado pasado…no me interesa.

Notas Relacionadas

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments