Imprimir Noticia

El suicidio, acto complejo deliberado

4.0Puerto Vallarta, Jalisco.- Según definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la definición del suicidio se determina como un acto deliberadamente iniciado y realizado por una persona en pleno conocimiento o expectativa de su desenlace fatal.

Mientras la percepción del filósofo y medico Thomas Browne “suicidio” proviene de las palabras latinas sui (uno mismo) y caedere (matar), término acuñado en 1642, especifica el atentado contra uno mismo y el ejecutado a otra persona.

 Preocupa a la sociedad este tema del suicidio, su incremento es entre jóvenes de 15 a 29 años, según fuentes oficiales. Es un problema en todo nuestro país. El Instituto Nacional de la Juventud (INJ) nos informa el incremento de este problema, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala: es la segunda causa de muerte a nivel mundial en jóvenes de las edades señaladas y las causas comunes son problemas mentales, originados del miedo a la muerte. Aunque pareciera una contradicción, según investigaciones del INJ se ha detectado esta verdad.

La vida es el momento de mayor valor del ser humano y se está desperdiciando. En este sentido Campeche (10.2), Aguascalientes (8.6), Chihuahua (8.4) y Yucatán (8.4), son las entidades que presentan mayor tasa de suicidios por cada 100 mil habitantes. Asimismo en los estados de   Jalisco, Distrito Federal, Guanajuato, Veracruz, Estado de México y Nuevo León existen registros de este problema que para para arrebatarse la existencia se recurre a varias formas como el ahorcamiento, caso muy socorrido. El suicidio enmascarado en accidentes a bordo de automotores, el caso es aunado al alcohol, sin permitir penetrar en la verdadera intención del joven suicida.

En Puerto Vallarta esta problemática se está repitiendo con mayor frecuencia. Existe un grito de auxilio y hay mucho que hacer por la sociedad vallartense, no creo que los jóvenes tengan la mínima intención de quitarse la vida, sus frustraciones, temores, complejos, conflictos familiares los hacen transitar por ese hilo tan delgado que es la muerte. Motocicletas, vehículos, riñas, todo termina en suicidios enmascarados donde ellos, los principales protagonistas no tienen la culpa, sino sus circunstancias de abandono, frustración o depresión.

Los datos oficiales son directos y hasta cierto punto prenden focos rojos: del 2000 al 2014, la tasa de suicidios se elevó de 3.5 a 5.2 por cada 100 mil habitantes. Ocho de cada 10 suicidios (80.2%) fueron consumados por hombres y 19.8% por mujeres. Se tiene que cerrar la puerta a este conflicto, nadie puede permanecer indiferente o dejar todo en manos de la autoridad.

*Coordinador de Comunicación y difusión institucional.

Notas Relacionadas

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments