Imprimir Noticia

Corrupción descarada

vamos por partesPuerto Vallarta, Jal.- El ser humano es un animal (racional) no la muerde solamente la mano que le da de comer, se queda con ella como trofeo y la usa para marcar momentos ideológicos, jamás merecidos.

Ese ingrato deja labrada en mármol la mínima ofensa y en polvo lo que, en un momento, se le otorgó como un bien, diría Thomas Moore.
Hay tantos ingratos por el mundo que sería difícil contarlos, no solo encontrarlos. En el pasado se criticaba al animal traidor, mientras al humano se le otorga poder para que caiga en el desmesurado abuso.

Me refiero abiertamente a los corruptos, esos que van quitados de la pena o sin ella, mejor dicho.

Se ha puesto de moda el ser ingrato, desde tiempos inmemoriales se registran casos de hombres poderosos con influencia y trascendencia, como los políticos “despreciables” a los cuales nos hemos acostumbrado a que vulneren nuestra confianza.

Un magnífico fraude de los nefastos corruptos dado a conocer en páginas de la publicación Animal Político (me permito reproducir parte del trabajo de investigación de este medio informativo), es periodismo de investigación que ha dado la vuelta al mundo, que pena:

Las universidades involucradas son la Universidad Autónoma del Estado de México y su Fondo de Fomento y Desarrollo de la Investigación Científica y Tecnológica (FONDICT), la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, la Universidad Autónoma del Carmen (Campeche), y las tabasqueñas Popular de la Chontalpa, Universidad Juárez Autónoma, Politécnica del Golfo de México, Instituto Superior de Comalcalco y Tecnológica de ese estado.

En su momento la Auditoría Superior de la Federación reportó que esos contratos eran ilegales. La investigación de seis meses de Animal Político y MCCI se abocó a dar con los domicilios de cada una de las empresas contratadas, cuestionar a los socios de las mismas, revisar la documentación que las acredita legalmente y confirmar si habían prestado los servicios contratados.

Nada se logró.

Es uno más de los casos de la enorme corrupción a lo que se han acostumbrado los “dueños del poder”, me pareció interesante mencionarlo en esta columna para que la opinión pública tome distancia entre los que se levantan a “joder” y los que lo hacemos para trabajar honestamente; México no puede soportar más estas desviaciones de recursos, habrá que cerrar la llave de los dineros públicos y dejar de enriquecer a los ingratos.

Empresas fantasma, domicilios inexistentes, aunque las carretadas de dineros van a los bolsillos de los ingratos, realmente provoca lástima este procedimiento añoso, plagado de bandidos con “fuero” o sin él se enriquecen mientras el pueblo clama por alimentos, empleos y justicia.

Notas Relacionadas

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments