Imprimir Noticia

Colmillos

vamos por partesPuerto Vallarta, Jal.- Es triste revisar declaraciones de representantes sociales carentes de conciencia y visión a futuro; más aún cuando, por sus limitaciones depositan en terceros (más limitados todavía) decisiones de gobierno.

Los políticos mexicanos están sentados en el banquillo del desprestigio social total; nadie se salva, sobre todo los legisladores antes “levantadedos”.

Realizan declaraciones a los medios masivos de comunicación realmente vergonzantes, carentes de sentido común y la necesaria lógica demandada por situaciones concretas, me refiero a las emergencias y necesidades de los ciudadanos mexicanos en general.

Desafortunadamente cuando sucede un acontecimiento trágico como los sismos del 7 y 19 de septiembre que coronaron otras calamidades originadas por los huracanes, inundaciones y diversos crímenes infaustos en contra de comunicadores honestos y damas inocentes, los menos favorecidos fueron los más afectados.

Las cifras de construcciones dañadas, es nada frente a los lamentables decesos y desapariciones producto de los derrumbes. Se espera la aplicación de todo el peso de la ley a los constructores corruptos y funcionarios “complacientes”.
Vale la pena, en este contexto felicitar ampliamente al Grupo de Rotarios Puerto Vallarta Sur, ellos desde hace más de tres décadas se han preocupado por impulsar diversas obras de carácter social, desde comedores hasta hospitales; son ciudadanos ejemplares que reparten becas, aplican cirugías a niños con problemas visuales como estrabismo y operación de cataratas en adultos mayores.

Es de encomio la construcción para familiares de pacientes que llegan al Hospital Regional. Ese proyecto ampliamente conocido y apoyado por la sociedad está en marcha; desafortunadamente los apoyos económicos no fluyen como los presupuestos otorgados para el ejercicio estatal o municipal; los rotarios reciben donaciones, en especie y en moneda nacional. Hace poco tiempo entregaron vehículos al municipio de Puerto Vallarta y quiero pensar que la buena voluntad del ingeniero Arturo Dávalos Peña alias el “Cepillo” (para los amigos) les mantendrá en comodato el terreno de dos mil 300 metros destinado para albergue.

Y por qué estoy seguro de esto. Me explicó; pocos como la señora Gloria Carrillo (presidenta del CRPVS), Jorge Zambrano o Ignacio Guzmán, rotarios de siempre se han preocupado por el bienestar de las familias vulnerables de esta ciudad; plantas potabilizadoras (ahorro familiar) en zonas alejadas, además de los problemas de salud que se evita en niños (amibiasis); mochila trasparente para que no se introduzca en escuelas algún artefacto peligroso (navajas), esto en el ejercicio del licenciado Jesús Anaya Vizcaíno, procedimiento que copió Guadalajara.

Cuanto tienen que aprender de éste y otros grupos de ciudadanos generosos que viven en este punto turístico. Baste recordar la solidaridad demostrada con las víctimas de los terremotos. El primer edil vallartense debe estar orgulloso de ellos que coadyuvan por la paz y el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de esta ciudad.

Haría falta implantar en el país este tipo de comportamientos para atajar actos de corrupción a fin de limar los colmillos a los abusivos, llámense diputados, funcionarios del INE, senadores y tantos más personajes con “poder” formados a través de injusticias propinadas al pueblo trabajador.

Notas Relacionadas

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments