Imprimir Noticia

Círculos, sólo eso

vamos por partesPuerto Vallarta, Jal.- La vida de un ser humano se mide por su respuesta a los retos que le presenta no solo por los aciertos, eso lo aprendí a lo largo de mi existencia.

Nadie puede elegir como desaparecer de forma consciente a menos que sea un ser insensible y no tenga opción para vivir o razón de existir. Hoy me retiro de la Univa, después de muchos años de avatares, alegrías y satisfacciones, se cerró el ciclo para mí en esta hermosa institución donde viví y conviví con lo que más amo, la academia y la comunicación que compartieron conmigo profesionales íntegros.

La modalidad del silencio ante la noticia que causó mi salida regocijó a los que fueron inmóviles a mis señalamientos críticos, a los “decorativos” desconectados de las necesidades de una institución con antecedente histórico conformado a fuerza de talento y constancia, en eso puedo traducir el esfuerzo de mi padre rector vitalicio Monseñor Santiago Méndez Bravo (q.e.p.d).

Una institución noble y con muchísima visión a futuro, semillero de jóvenes talentosos con el éxito asegurado. A ellos corresponderá decidir cómo se conformará la línea de vida en la que desean estar y ser felices; todo esto lo conocí y viví a través de los años; ese yo ante los medios y el yo privado merece mi más amplio respeto por siempre, me lo llevo en el corazón y en la mente; como a esos jóvenes enjundiosos no los podré olvidar jamás, vivimos las historias más sorprendentes, así como los episodios que nos permitieron fortalecer los principios de vida profesional.

En lo particular compartí momentos aciagos los cuales me permitieron valorar a los verdaderos intelectuales y a los que se han dedicado a la comunicación con una devoción indescriptible, por encima de su responsabilidad, el caso de la licenciada Arizbeth C. López Martinez que estará al frente del área de la comunicación, entre otros jóvenes de talento están el licenciado Jorge Fernández Godínez y tantos entrañables colaboradores en la línea de trabajo incesante a los cuales no envidio sus responsabilidades, cada uno con la capacidad para desarrollarlas.

Este es el pensamiento de una persona que deja el cargo por cuestiones personales, que se lleva en su pensamiento momentos y acontecimientos que lo conectaron a la reflexión urgente exigida por los tiempos. Usé mis habilidades para servir, siempre con la conciencia de estar conectado a todo acontecimiento universitario. Conciencia y responsabilidad acompañaron mi estancia en la Universidad Católica, por más de dos décadas.

Satisfacciones más de las esperadas, demasiadas para ser merecedor de ellas. Todo en orden, nada fuera de lugar; la Univa es una colosal institución en el Occidente de México, su ejemplo y liderazgo no puede ser finiquitado por nadie que la ame; en lo personal le debo más de lo que le di, me voy triste pero los ciclos tienen que terminar y no hacer huesos viejos por siempre; mi retiro es a la vez una propuesta de vida, iniciaré el diseño de otro modelo en lugar idóneo, con el mismo toque de responsabilidad y audacia, así he visto mi vida en el mundo concreto, no en el virtual que muchos contemplan desde su zona de confort o para mantenerse “distraídos”, siempre me he exigido más de lo normal.

Se cierra este hermoso episodio de mi existencia y veo para delante, no me importan los retos, estoy acostumbrado a enfrentarlos, solamente me entristece irme sin haber diseñado mejores escenarios en los ámbitos de la comunicación y la academia, tal vez no los que hubiera deseado, estoy satisfecho con la obra realizada.

Notas Relacionadas

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments