Imprimir Noticia

Democracia caducada

Puerto Vallarta, Jal.- Tal y como lo referí en su momento se está al borde de una emergencia por no respetar a la Democracia o sea a la voluntad y bienestar del pueblo. El que diga lo contrario está limitado para dimensionar el problema.

Los independientes en busca de la Presidencia de la República no terminan de acomodarse, como los melones en la carreta, habrá que moverla y ellos solos se acomodan. Los que vivimos y no dejamos la historia recordamos al llamado “Tapado”; ese era el virtual futuro mandatario.

Hace poco más de 60 años se creó y puso en funcionamiento la fórmula que ahora quiere el priismo revivir, con sus instituciones maquilladas de luchadoras por la democracia agonizante, como lo son el INE o el TEPJF y otros paleros a los que todavía los desinformados los creen defensores de la voluntad popular, sería sano que revisaran un poco su historia para detectar los yerros cometidos.

El último libro del maestro José Elías Romero Apis El Jefe de la Banda, editado por Plaza & Valdés, él como investigador y realmente un catedrático universitario detalla con su acostumbrada precisión este fenómeno político al cual abona otro pensador prestigiado y presumo, mi padrino de generación de la FCPyS, Don Jesús Reyes Heroles “Es necesario que todo cambie para que todo siga igual”. Clara alusión al estilo de la política trasnochada que se vive en México.

Se sostiene por diversos analistas serios que la llamada democracia nacional está en total crisis.

Claro que esto preocupa a todos los mexicanos bien nacidos, no a los que sin conocimiento de los procesos políticos espetan sapos y culebras o elogios de aquellos simuladores por quedar bien con sus símiles se arrastran o ponen de alfombra a ellos un consejo leal, investiguen sean ciudadanos conscientes. La política lo demanda, no la que se ejerce como tal para enriquecerse como lo han hecho desde su posición de poder gobernadores, presidentes municipales y hasta funcionarios de bajo nivel del sector público y algunos con cargos universitarios.

En este contexto de contradicciones antagónicas vale la pena revisar el último informe derivado de la encuesta Latinobarómetro 2017 misma que se extrae de 18 naciones latinoamericanas, de ella se deriva que solamente 18 por ciento de los ciudadanos mexicanos todavía tiene fe en la democracia. Ahí se destaca que 9 de cada 10 mexicanos consideran que el actual gobierno trabaja solo para beneficiar a un grupo de poderosos y no para el beneficio de todo el pueblo.

 gob r fuentes

En la mayoría de los países hay disminución en apoyo a la democracia, pero la mayor pérdida se produce en México con 10 puntos porcentuales menos que en 2016 llegando a 38% en 2017, con un máximo de 59% en 2005. México ha registrado disminuciones, pero durante el sexenio de Enrique Peña Nieto se ha registrado la mayor pérdida de apoyo a la democracia: en 2013 fue de 37% la aprobación, en 2015 y 2016 de 48% y en 2017 cayó al 38%.

Así se sabe que la desconfianza en las instituciones públicas se multiplica, tienen nombre y apellido, oficinas recaudadoras, agencias del ministerio público, comandancias de policía de ahí que la administración Peñista solamente tenga la aprobación del 17 por ciento, en la región latinoamericana es de 25 por ciento; los datos son contundentes.

Tapado o no es necesario dar a conocer el nombre del que dirigirá los destinos nacionales y se le devuelva la confianza a los mexicanos, fuera de palabrería hueca y simulaciones; realmente nadie sabe qué sucederá en los próximos meses está tan desangelada la sociedad que se requieren palabras de fuerza y liderazgos reales no ficticios.

Notas Relacionadas

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments