Imprimir Noticia

Siempre viva, madre preciosa

FullSizeRender (25)Puerto Vallarta, Jal.- Todos los días son de veneración para mi madre Doña María  Luisa Ortega de Famania qepd, recordando su abnegación y su vida en favor de su FE y los más desprotegidos. Las verdaderas madres son aquellas que constituyen indudablemente la fuerza del amor y del carácter, son guía y brújula  en el acontecer de nuestra vida; así es como yo concibo a mi mama, porque llevo siempre una vida ejemplar. En el vientre materno fuimos alimentados, fue ahí donde recibimos los elementos biológicos para llegar a convertirnos en hombres y mujeres a imagen y semejanza de Dios.

Por eso dedico estas reflexiones salidas del amor de un hijo a su Madre:

Para todos es sabido que la presencia y la participación de la mujer es cada vez más importante en el análisis de nuestros problemas; debemos de aprovechar su sensibilidad y capacidad en su solución. Como madres adquieren una gran dimensión porque tienen el orgullo de concebir a un ser humano, por lo tanto le imprimen a ese ser la razón de vivir, de aquí el privilegio de ser madre, bendición del Creador. Por eso en ellas estimados lectores, la sencillez y la abnegación se convierten en coraje, emoción y entrega responsable a sus deberes.

Por otro lado va también mi reconocimiento a las madres que desean adoptar, deben de ser conscientes de lo que se busca es la felicidad de un niño o niña, que tienen derecho a hacer adoptado, a tener una familia y que esto está por encima de todo. Sabiendo que en el art.21 de la Convención sobre los derechos de los niños, su slogan dice así: El lema de la adopción es: Se buscan padres para  los hijos y no hijos para los padres…

En la actualidad no solo los matrimonios pueden adoptar, lo pueden hacer en instituciones públicas y privadas, personas solteras, siempre y cuando reúnan los requisitos que se solicitan y sean evaluadas positivamente. Nos queda muy claro que ser padre y madre de esta manera brinda muchas satisfacciones. Al igual que los padres biológicos, los hijos adoptivos dan energía para vivir cada día y trabajar con la ilusión de darles un mejor futuro. Recordando que la conducta de un niño o una niña depende de la educación, amor y valores que reciban y no de sus genes. Por eso va mi admiración y respeto a todos los padres y madres de familia, biológicas o adoptivas que ejercen esta enorme responsabilidad.

Es posible que se organicen hoy en día los esposos para que ambos puedan desarrollarse profesionalmente y atiendan a sus familias, vemos como existen padres desobligados que lo único que les preocupa es seguir contribuyendo al aumento de la familia sin contribuir a su desarrollo para lograr seres con una educación y cultura que les habrá el camino a la prosperidad. Han cambiado los tiempos en los que los varones eran valorados únicamente como los proveedores. En la actualidad el esposo está llamado a complementar la maternidad de su esposa. Es de justicia que se haga coparticipe de la educación y manutención.

Es un don de Dios la maternidad, ya que es una maravilla que las mujeres puedan participar en la transmisión de la vida, vivir la alegría de la maternidad y trabajar con la esperanza de crear un mundo mejor para las futuras generaciones. Por eso reconfirmo que una madre no es una persona en la que pueda apoyarse, sino una persona que hace que no necesite apoyarse de nadie. De todos los derechos de una mujer, el más grande ser MADRE.

Existen madres, jóvenes, maduras y de vejez avanzada, todas ellas tienen un don: Visión, firmeza, sensibilidad y capacidad, que las convierte de nuestro quehacer cotidiano. Poder hablar de ellas es querer bajar del cielo la luna y las estrellas, porque muchos de nosotros no encontramos las palabras mágicas para expresar nuestro agradecimiento a Dios por haberlas escogido como instrumento en el alumbramiento de muchos seres humanos que han marcado tecnologías avanzadas. Sobre todo han adquirido la responsabilidad de preservarlo a sabiendas que desgraciadamente en muchos lugares del mundo tal parece que fuimos creados para destruirnos. Somos seres razonables y por ende cotidianamente es necesario evaluarnos con el fin de contribuir a la grandeza de nuestros pueblos.

Debo de confesar que siempre tengo en mi mente la figura de mi madre, para mí fue la mujer más bella que jamás conocí. Lo digo a los cuatro vientos, todo lo que soy se lo debo a mi madre, mis éxitos en esta vida, a la enseñanza moral, intelectual y física que recibí de ella. Mi consejera y amiga en los momentos más difíciles  de mi existencia, siempre dispuesta a guiarme por el buen camino, y su amor al prójimo demostrando con hechos, actuaciones reales en torno a su ayuda incondicional.

Ahora la esperanza se fortalece con la oración, que es fuente de paz y que solo Dios nos puede dar para que un día en la eternidad dar gracias por la madre que me otorgo en esta tierra bendita. Por eso amigos lectores los invito a orar, ya que llena los vacíos que existen en el corazón  y nos da fuerzas para seguir siempre adelante. A ocho años de su partida, sigo recordándola con mucho cariño, respeto y devoción, pues se ha convertido en mi abogada celestial.

Un gran legado nos ha dejado a la familia difícil de cumplir, basado en los valores morales que siempre practicaste al lado de tu amado esposo, tus 10 hijos y la comunidad donde te desarrolaste. La unidad de tus hijos sigue en pie y el amor por nuestras familias es inmenso ya que fuiste un verdadero modelo de amor en todos sentidos. Siempre orgullosos de ti, nuestra bella madre. Te amaremos ahora y por siempre.

-. La familia es ese espacio del que se nace y al que se regresa indudablemente durante toda la vida, aunque sea a través de recuerdo y sueños.-

 

Notas Relacionadas

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments