Imprimir Noticia

Insultantes desperdicios

vamos por partesPuerto Vallarta, Jal.- México no está preparado para los dispendios; una sociedad con tantas carencias debe frenarlos.

La sociedad recibirá 59 millones de mensajes radiofónicos y televisivos (spots) según dio a conocer el INE. Serán gastos millonarios que pagan los ciudadanos; esto se agradece a la reforma del 2007; debe quedar claro, los mensajes no son para los partidos políticos sino para sus dirigentes, sin que los militantes participen.

Aunado a lo anterior se dio a conocer el desperdicio de alimentos en un país donde hacen falta, sobre todo en zonas deprimidas; se dice que son más de 20 millones de toneladas al año según el secretario de la Comisión de Medio Ambiente en la Cámara de Diputados, Fernando Rubio Quiroz, quien reveló otro aspecto no menos preocupante por ser un problema ambiental, al generar alrededor de 36 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) en el lapso señalado.

Por otro lado y de la mano considerarse para el periodo de campañas  políticas que se avecina el comportamiento de las preferencias hacia el partido en el poder las cuales van en picada al llevarlo a un tercer lugar en el tablero político y sigue a la baja, primero por las agresiones a los estudiantes y desapariciones, la bofetada a la Reforma Educativa y a toda propuesta del gobierno peñista, el incremento a los combustibles el cual aún está en el aire, sin olvidar el incremento a la canasta básica que ha descascarado al partido en el gobierno de forma significativa al sumarse las protestas por la Ley de Seguridad Interior.

El seguimiento realizado en los asuntos mencionados presenta varias interpretaciones, las más subjetivas; como la del presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Hugo Vela, al aceptar que sus representados fortalecerán “programas” como el de “Cero Desperdicios”, donde se instruye a restauranteros en nuevas formas de aprovechar los alimentos, y desde el año pasado se lleva a cabo una campaña para impulsar mejores prácticas.

Noto con cierta preocupación que el discurso oficial se aparta demasiado de las medidas que debieron adoptarse desde hace mucho tiempo, solamente se habla de “posibles soluciones” cuando ya se tiene el problema encima. No es un asunto político, es de humanidad al evitar el sufrimiento de millones de familias menesterosas. Uno de los problemas es, entre otros, el transporte de satisfactores en unidades con refrigeración deficiente y por ende nulas condiciones higiénicas.

La jornada electoral del primero de julio 2018 será un acontecimiento sin precedentes, ya que en un solo episodio electoral se disputarán 629 cargos en tres elecciones  federales y mil 777 en 30 elecciones locales. Esto lleva a pensar que habrá un enorme abstencionismo, por la confusión de discursos casi la mitad del padrón, esto se traduce para los candidatos que lleguen al 30 por ciento de votos realmente solamente tuvieron el 15 por ciento de las preferencias pasando por el 85 por ciento de su fragrantes. Esto interpreta con facilidad lo que significará el voto corporativo.

Los dirigentes partidistas son los que se despacharán con la cuchara grande, es en este sentido como lo han mencionado analistas políticos y, el que esto expone serán incontables irresponsabilidades, manipulación de conciencias a través de las redes, mentiras y rebotes financieros fuera de la ley en el manejo de campañas. En pocas palabras se esperan excesos de todo tipo, indignantes y corruptos.

Quedarán en el camino aquellos “analistas” que todavía creen en que existe la democracia e igualdad de oportunidades, nada más falso, se asiste al funeral de lo que fue en un momento orgullo nacional, donde todos teníamos la esperanza de sobresalir con razones probadas, ahora será el voto corporativo el definitivo, como en los viejos tiempos del llamado “tapado”.

Notas Relacionadas

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments